Archivo | 0:00

Colorín colorado

29 Feb

En la tradición moderna, en la cultura occidental, el color de los vestidos de boda es blanco incluyendo tonos pastel tales como crudo, champagne o marfil. La popularidad de este color puede remontarse a 1840, año en que se produjo la unión de la reina Victoria a Alberto de Saxe-Coburg. La reina eligió un vestido de color blanco para el acontecimiento.

La fotografía oficial del retrato de boda fue extensamente difundida y muchas novias optaron por un vestido similar en honor a esa elección. La tradición de utilizar un traje blanco en la boda continúa hoy en día.
Antes de la era victoriana las novias se podían casar de cualquier color excepto negro (el color propio del luto). El vestido blanco vino a simbolizar la pureza del corazón y la inocencia de la niñez.
En cambio el color del luto más riguroso entre las reinas europeas medievales era el blanco en lugar del negro. Esta tradición sobrevivió en España hasta finales del siglo XVI.

Esto nos demuestra que dependiendo del país la época y las costumbres no hay colores únicos, hoy nos queremos arriesgar con una nueva tendencia que rompe con la estética habitual en el traje de la novia, se trata de incorporar el color negro y romper con los estereotipos, seguro que sorprenderás.
Los nuevos tejidos y formas por las que apuestan los diseñadores suelen realzar la silueta de la mujer, pero también es muy importante que te sientas cómoda , elige el vestido que realce tu personalidad.


Visto en
Sigue leyendo

Anuncios