Próximos Proyectos Personales

30 Oct

Este mes de octubre ha sido algo complicadillo. Me y nos gusta embolarnos en mil cosas y ahora que veíamos que teníamos más tiempo libre, nos metemos en varios cursos de formación, …, etc. En fin, que creo que soy masoca y hago que mi equipo también lo sea, en consecuencia.

Llegaba tiempo queriendo aprender varias cosillas que puede ayudarnos un poquito en nuestro trabajo. No es para las bodas o eventos en sí, sino es para nuestro día a día en el mundo 2.0 y demás tecnología. Y la verdad, que siempre que hago formaciones aprendo una barbaridad. Ya he hecho varios cursos sobre marketing online y offline (por deciros algo) y cada profesor te dice una cosa. Mi aprendizaje, tengo que añadir, ha sido muy autodidacta, a base de errores y aciertos, pero bueno siempre viene bien escuchar y aprender de otra gente. En este mes me he tirado más por la redacción web y así  tener un buen SEO. Y, entre otras formaciones, también quería aprender a maquetar y bueno, la experiencia está siendo positiva (acabo el 4 de noviembre y estoy muy contenta con lo que he aprendido). También algún cursito de manualidades, porque no todo tiene que ser con el ordenador ni mucho menos.

Así que entre reuniones con novios y proveedores, ir a clases, leer en el metro, pasear escuchando música (este mes me ha dado por Depeche Mode) e idear cosas para las próximas bodas y disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, este mes se me ha pasado volando para hacer todo y para hacer nada.

Comienza noviembre y con él, dos proyectos nuevos. Aprender italiano de manera pausada y relajada y el segundo proyecto es comer sano y equilibrado.

Os cuento el porqué del segundo proyecto personal. Hace ya varios meses leí un artículo muy interesante, de esos que hace que te replantes un poco tu existencia y tus costumbres. En un breve resumen lo que comentaba el artículo, era que en  30 días puedes cambiar un hábito de tu vida. Vamos que cualquier rutina puede ser cambiada en 30 días porque es el tiempo suficiente que hace que tu cuerpo se habitué a nuevas costumbres/hábitos. Yo no voy a entrar si eso es cierto o no lo es, pero yo en mí día a día seguro que tengo mil costumbres que debería cambiar o mejorar, pero pensé en un hábito que fuera un poco más allá. Y por qué no. Lo voy a llevar a cabo del 8 de noviembre al 8 de diciembre. Desde hace varios años lo tenía rondando por mi cabeza. Un pensamiento que siempre se quedo ahí. Nunca antes vio la luz.

Mi cambio de hábito será algo durillo porque no es un cambio sencillo. Porque he decidido cambiar mi alimentación. Desde 8 de noviembre no voy a comer ni carne ni pescado. Cambiar la alimentación lleva un periodo de adaptación mayor que cualquier cambio de hábito, pero quiero experimentar este cambio durante este mes de noviembre y parte de diciembre.

Y tenía que hacerlo público y así hacerlo real. Tenía que contaros este nuevo proyecto personal que me he marcado para los próximos 30 días. Yo no tengo pensado ser vegetariana ni vegana en un futuro, pero sí quería y quiero aprender a comer más sano.  Y tengo 30 días para aprender a comer más sano y mejor, con esto no quiero decir que comer carne o pescado no sea sano, sólo que yo en mi día a día suelo comer bastante equilibrado y tenía que hacer un cambio mayor. Es decir,  necesito organizarme para comer mejor, no como ahora que cómenos lo que pillemos en la nevera. En mi cambio hábito, también, conlleva dar más prioridad e importancia a pensar qué vamos a comer, ha elaborar una lista de la compra y llevarla a cabo, es pensar en alimentarme mejor, cocinar (sobre todo) y en aprender recetas nuevas, y como me conozco este cambio tenía que ser motivado por algo más “novedoso” y de ahí que no vaya a comer ni carne ni pescado.

Es un pensamiento meditado. He pedido recetas a mi vegetariana favorita, Rebeca y he leído mucho al respecto. Estoy preparada y tengo apoyo que es lo que importa, aunque mi chico que ya ha sido vegetariano muchos años y ya hace tiempo que come carne y pescado, no va a dejar de hacerlo en este tiempo. Me parecía fatal meterle a él en mis líos y locuras (que ya le meto en bastantes). Ahora tendremos dos menús en casa.

Así que con ganas de responsabilizarme de mí y de mi alimentación, a ver si consigo en estos 30 días a programarme y organizarme mejor con el qué como y qué ceno. Que de verdad, espero que este hábito lo consiga cambiar.

El otro proyecto: aprender italiano tranquilamente y relajadamente. Sin prisas. Me encanta como suena, como se escribe, como se pronuncia, …,  puede ser que sea porque soy y estoy enamorada perdidamente de Italia. Y puede ser un buen proyecto y objetivo personal sin ninguna pretensión.

Esta ha sido nuestra vuelta a la realidad después de un curso escolar 2014-2015 durillo, feliz y con mucho trabajo.  En el mes de septiembre nos tómanos varios días de vacaciones (fuimos a Milano) y por eso durante este mes de octubre ha sido nuestra vuelta a la realidad, que sé que muchos de vosotros pensaréis que la vuelta al cole es en septiembre, pero en mi caso no ha sido así. La vuelta al cole está marcada por dos proyectos personales que me apetecía compartir con vosotros estos dos proyectos profesionales.

Se admite cualquier apoyo, cualquier receta, cualquier libro, cualquier comentario. También me gustaría conocer qué os habéis marcado vosotros, o qué tenéis en mente. Y lo más interesante que me gustaría saber es qué cambiarías en 30 días de vuestras costumbres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: